9 sept. 2009


De las cosas buenas, se aprende. De las malas, también. La completa felicidad no existe. Pero sí existen esos pequeños momentos en donde nos sentimos bien.