28 nov. 2009

Un ser humano está compuesto por cosas buenas y malas.
Buenas, como los sentimientos. Buenas, como el saber ser una buena persona, estar dispuesto a ayudar y hacer felices a otros. Buenas, como muchas cosas.
Malas, como defectos. Malas, como por ejemplo, a veces cometer errores, sin o no darse cuenta de que se lastima a una persona. Malas, como no ser una buena persona en realidad.

El ser humano está lleno de esas cosas buenas y malas.
Y sin embargo, así se quieren unos a los otros. Las personas se enamoran o encariñan así, con los defectos y virtudes del otro.
Y uno, queriendo cambiarlos. O cuando no se puede, aprendiendo a convivir con ellos.

No hay comentarios: