26 dic. 2009


Cuando te dicen que sos hermosa, cuando te dicen que de verdad sos linda. O cuando simplemente te dicen que tenés una personalidad admirable. Nunca hay palabra que valga. Todo eso pierde su valor si vos no te considerás así. ¿Es la culpa de uno? No. Porque la estética, la forma de ser… todo pasa por el aceptarse a sí misma, o por hacer un esfuerzo y hacer que esas cosas que te molestan, cambien. Pero en el fondo duele, tanta lucha, tanto esfuerzo, y no ver cambios. Creo que todo pasa por no bajar los brazos. Personalmente siempre abandoné al ver que no había cambios… pero después me volvía a levantar, y a volverlo a intentar. Y en éstos momentos creo, sólo creo, que si yo cumplo esa meta que tanto me molesta, que tantos malos momentos me trajo, entonces voy a estar satisfecha, por no decir “Feliz” (Nunca se puede estar feliz del todo). Creo que una buena solución sería buscar eso que no te convence o no te gusta, sacar lo mejor de vos, de adentro, y darle para adelante. Lo digo yo, que me rendí y lo volví a intentar, miles de veces. Después de tanta tormenta, te sentís aliviada. Bien. Te vas a empezar a querer, y los demás lo van a notar.

No hay comentarios: