22 feb. 2010

Odio tener tanta paciencia. Pero me es algo inevitable cuando se trata de una persona que quiero, y mucho.
Soy boluda, o me estoy dejando pisarUna de dos. Ya no  qué hacer conmigo.







No hay comentarios: