6 may. 2010










Es ridículo pensar que puedo olvidarte
Como también es ridículo pensar que puedo reemplazarte.

No hay comentarios: