10 may. 2010



Ya no eres tú. a mi no me entiendes. El tiempo cambia a las personas, las personas mienten. Y yo ya no te creo, estás diferente. Y no soy yo, dices que tú tampoco, ¿será el presente? Todo vino de repente, así que ni me lo creía. Lo digo seriamente, dime que de mí sería. Si te fueras, si pudieras sentir lo que siento, dentro de éste cuerpo que parece de cemento. que soy una entre cientos, tan sólo, y te juro que puedo darte todo, de algún modo lo aseguro. Y siento que para tí no es duro, y miento, si te miro a los ojos y digo que me arrepiento. No es justo, explícame qué ocurre, por favor. No eres tú, entonces, ¿de quién es el error? Jamás entenderás cómo me siento en éste instante, quizás si estuvieras en mi lugar sería diferente. Estás distante, y si soy importante para tí, sólo pido explicaciones, aunque no las debería pedir. Serás mi bendición, mi perdición. Y tus rayadas, podrían terminar por destrozar un cuento de hadas. Ya nada es igual, me cuesta olvidar. Soy yo la que está mal, no eres tú. Y es que olvidar no es nada fácil, perdonar tampoco. El corazón es frágil, tanto que el mío está roto. Tan buena que parezco tonta, soy una imbécil. Noto que pronto sólo te reconoceré en fotos

No hay comentarios: