14 ago. 2010


Debo admitir que rompiste mi corazón. La terrible verdad es muy triste, y admito que fui terriblemente mala.

No hay comentarios: