29 sept. 2010

Me han rechazado tantas veces, que hasta ya perdí la cuenta. Se me hace más fácil evitar sentir, que intentar curar un corazón roto.

No hay comentarios: