4 oct. 2010




Me pregunto el porqué me pasan esas cosas, siempre el mismo final. Conozco a alguien, me ilusiono. Me acerco a esa persona, y me toma como una amiga más. Le hago frente a mis miedos, y digo mis sentimientos. Y ahí está la frase otra vez, esa que me sé de memoria, esa que te duele hasta el alma: "Te quiero, pero como amiga"
Es triste saber que nunca vas a poder ser más que sólo una amistad. Es triste, porque ni siquiera sabiéndolo puedo evitar ilusionarme. Como si, subconscientemente, en el fondo, me gustara el sufrimiento. El desear tener a alguien, y que sea imposible. Llorar por volver a equivocarme

1 comentario:

Lucia :) dijo...

Eso es lo que odio...cuando queda asi el post en el blog :E