1 nov. 2010

Sí, soy.



Está bien que quiera cambiar un poco, ¿no?, como que quiera hacer otra cosa. Puedo ser una persona más alegre, más tranquila, menos neurótica. Puedo ser feliz, sí. Creo que estoy bien, me siento bien conmigo misma. No estoy bien conmigo misma, no. Tengo que ser menos soberbia, menos egocéntrica, menos egoísta. Menos... tengo que ser menos conchuda. Podría intentar ser un poco menos prejuiciosa, ser un poco menos.. un poco menos asquerosa. Menos superficial, menos concheta. Sí, soy. Soy una resentida, soy todo eso, soy todo eso. Una persona tranquila, una persona más relajada, ¿no? Que digan "Qué buena que es ella", "Qué buena que es esa mina". Menos agresiva, menos violenta, ¿no? Como una mina copada, una persona copada, ¿no? Una persona tolerante.  Yo era un ser feliz, que jamás se había enamorado. Era un ser feliz, que nunca había sufrido por amor, que nunca había sufrido un "No te quiero más". Y estaba buenísimo. La impunidad, el poder. Haber sufrido por amor... te deja jodida. Pero el no haber sufrido nunca por amor, es como vivir duro, es como estar de merca toda la vida.

No hay comentarios: