21 ene. 2010

La paciencia de todos tiene un límite. Es molesto cuando te insisten, cuando te joden, cuando te hablan y simplemente no tenés ganas.
Mi paciencia... ¿Tiene un límite?

No hay comentarios: