17 may. 2010




A veces me preguntan porqué le veo el lado positivo a absolutamente todo. Y es que llegué a una etapa en mi vida, en donde pienso que no hay tiempo para deprimirse. Nada es lo suficientemente malo como para que merezca que esté mal. La vida es demasiado corta, y tengo pensadas muchas cosas por hacer aún. Un día que esté mal, equivale a un día menos para mi, para todos. No hay problema que no tenga solución (En realidad , pero es algo inevitable que le va a llegar a todos, tarde o temprano). Entonces... Si hay tan poco tiempo, ¿porqué voy a desaprovecharlo? Si al fin de cuentas, todo se puede solucionar
Es un consejo. Lo tomás, o lo dejás

No hay comentarios: