30 ene. 2010

Cómo se vive un día entero en una Clínica.

Necesitaba escribirlo en algún lado, y creo que éste es el mejor lugar
Ayer operaron a mi hermano. Pensé que en realidad estaba tranquila, pero cuando llegamos allá me dí cuenta que no tanto. Se lo llevaron para que se cambie. Al rato entran mis viejos, dejándome ahí afuera cuidando las cosas. En un momento, sale mi viejo y me dice "¿Te dejaron afuera? Agarrá las cosas y vení". Con todas las bolsas entré. Estábamos por llegar hasta donde estaba Alan, y nos cruzamos con la mina que avisaba sobre las operaciones. Nos para, y nos dice "No, ella no puede entrar. Solamente el papá y la mamá". En ese segundo me encontraba pensando una excusa buena como "Soy su novia, y me voy de viaje. No lo voy a ver por unos días", y también con unas ganas bastante importantes de mandarla a la mierda. De todas formas no hice ninguna de las dos. Solamente con toda la bronca le dí las bolsas a mi viejo y salí de ahí. Escuché como por milésima vez a la vieja diciendo "Apaguen los celulares". Apagame ésta, vieja culiada
En fin. Me quedé afuera esperando como una idiota, con ganas de llorar. Pero no lo hice, había gente. La verdad que no tiraba. Al rato, salen mis viejos. A Alan ya lo habían llevado a la operación. Nos quedamos casi tres horas esperando (Imagínense eso. Gente que está en la misma que vos, y nadie habla. Con una ventana inmensa, donde veíamos cómo se iba poniendo feo el día). Después salieron los cirujanos y nos explicaron cómo fue todo, había salido bien (Pero que podría haber sido peor). Nos dijeron que esperáramos un rato para que lo acomoden en la cama. Bien, habrán sido veinte minutos (interminables) más. Sale la vieja culiada, y llama. Tampoco me dejó entrar, bien... la tenés jurada, hija de puta
Al rato mi viejo sale, porque tenía que trabajar, y me dejaron entrar en su lugar. Cuando salió, me dijo "Entrá. Está en la 503. Pero cuidado, por ahí te da impresión por cómo está. Haceme el favor de llamarme a cada rato para saber cómo está". Me quedé algo "impresionada", ya que Alan y él están peleados hace unos cuántos días, y sin embargo, él estaba preocupado (En realidad, no esperaba otra cosa, si no, iba a ser muy de pija).
Entré, busqué la 503. Todo separado por cortinas. Cuando la encontré, abrí. Mi hermano en la cama, mamá sentada al lado. No puedo explicar lo que sentí en ese momento que él todavía estaba inconsciente a causa de la anestesia. Verlo con ese yeso, y aunque por ahí la operación no fue muy grave, verlo así me dolió. Como podía, decía que le dolía demasiado, tenía sed y temblaba del frío (Yo les decía a los médicos "Tiene frío", y ellos sólo contestaban "Es por la operación, ya se le va a pasar" Literalmente, tenía ganas de romper toda la clínica). Me asomaba a la ventana para mirar afuera y no tener la imagen que acababa de ver en la cabeza (Es muy feo tener que ver eso, créanme. No exagero). Y cuando sentía que podía mirarlo, lo hacía. Pero enseguida me volvía a sentir mal, y volvía a mirar por la ventana. Se me escaparon un par de lágrimas, tengo que decir. No sé si mamá lo hizo también, y si lo hizo, lo disimuló muy bien. En todo ese rato maldije al chico que lo tiró al piso, y provocó todo ese quilombo (Y que ni siquiera se haya preocupado por llamar. Fuera de joda, yo habiendo provocado algo así, me hubiera quedado el remordimiento eterno). 
Con mamá estábamos prácticamente muertas de sueño, ya que no habíamos dormido nada. (Imagínense la situación: Alan en la cama, y nosotras a cada lado, con la cabeza en la cama; casi dormidos los tres). Sólo habían dos sillas, de esas de plástico, o sea que si dormías, sufrías las consecuencias después. Y también nos estábamos cagando de frío, por la calefacción, o sea, peor no se podía.
Al rato, me "despertaron", y mamá me dijo que mis abuelos estaban afuera (Cabe mencionar que sólo podían entrar de a dos personas). Salí, y los saludé. Mi abuelo entró, y me quedé afuera hablando de nada con mi abuela. Después salió mi abuelo, y entró mi abuela, y así como por dos veces (No, yo nunca más entré). Digamos que me encontraba en un estado deplorable. Ni siquiera me tomé el trabajo de mirarme a un espejo,  ya me imaginaba. Sueño, hambre (Porque estábamos desde las siete de la mañana ahí), nervios, frío, etc, etc
Al rato, mi vieja le dijo a mi abuelo que me llevara a tomar algo. Salimos, con el calor del mundo, y yo con campera. No quería que mi abuelo me tenga que bancar tomándome algo, así que le dije que me compre una fanta y dos paquetes de galletitas en un quiosco. De todas formas, no me iba a morir.
Volvimos a la clínica. Hola frío, de nuevo. Hola tener que seguir esperando en las sillas duras
Un rato después mis abuelos se fueron. A todo ésto, había llamado a mi viejo, y también, mi celular no dejaba de sonar, pero toda la paja de atender/contestar, y además, no se podía estar con el celular (Supuestamente, en realidad, hasta los médicos hablaban por celular). 
Volví con Alan y mamá. Él ya estaba mejor, más consciente, pero obviamente, todavía le dolía la operación. Al rato llegó mi viejo. Yo ya me estaba durmiendo de nuevo, y me dijo de ir a tomar algo. No dejó de decirme que mi cara era tremenda. Lo bueno fue que me tomé un submarino, y hablé bien con mi viejo. En ese tiempo, y hasta hoy, me cae bien (Vamos a ver cuánto dura). Mientras, se largó a llover con todo. Así que, fácil, habremos estado  veinte minutos haciendo tiempo. De todas formas, volvimos a la clínica con lluvia
Las horas no pasaban más, creo que eso era lo más frustrante. Y verlo a Alan, aunque seguía haciendo sus comentarios tontos sobre el Bananero, como podía
Me dormí, no sé por cuánto tiempo. Pero después ya estábamos juntando las cosas para irnos. A las 8:40 dejamos la clínica, y fuimos a lo de mis abuelos a buscar algo para que Alan pueda dormir sin lastimarse (Y fuimos a comprar helado, porque es una de las pocas cosas que puede comer).
Llegamos a casa, comimos el helado, y nos mandamos todos directamente a dormir


Creo que lo más traumante es que: No se puede reír, principalmente (Ayer por lo que decían en un programa de la tele, se tapó los oídos. Tristísimo), tiene que comer cosas blandas (Incluído helado... Bah, eso no es traumante, en realidad), le duele prácticamente todo (Y vive con los ojos llorosos, no saben lo triste que es ver eso), y mamá me va romper las bolas a mi sola.


En fin... Ojalá nunca le pase nada de ésto a nadie. Ver a un familiar así, es lo peor

No hay comentarios: